martes, 7 de abril de 2020

HUM: POSIBLE EXPLICACION

EL HECHO LLAMÓ LA ATENCIÓN EN LAS REDES SOCIALES 
Extraños sonidos, catalogados por algunos como "de trompetas" o "zumbidos", fueron dados a conocer por usuarios de redes sociales en Argentina durante los últimos días.
Según informa el diario trasandino Clarín, estos sonidos son más frecuentes de lo que se cree, indicando que sería un "cielomoto". Acorde el medio, dicho estruendo se produciría cuando las masas de aire calientes y frías chocan en el cielo.
Dicho término ya había sido mencionado previamente por la BBC, quienes hicieron un artículo luego que a fines del 2014 personas tanto en Nueva York en Estados Unidos, como en el Reino Unido, indicaran haber escuchado una especie de estruendo en el cielo.
De esta manera, esta sería la razón de los mencionados sonidos, los cuales llamaron la atención de la prensa argentina.
Se compartieron diversos registros a través de Twitter.

sábado, 4 de abril de 2020

MISTERIOSA DESAPARICIÓN DE LA DOCTORA QUE ALERTÓ DEL CORONAVIRUS EL AÑO 2019

 ENTRESIJOS DE "ALGO" QUE NI SIQUIERA IMAGINAMOS 

Ai Fen es la directora de emergencias del hospital Central de Wuhan. El mes de diciembre, cuando nadie todavía había oído hablar del Covid-19, ella alertó de la propagación de un nuevo coronavirus. Ahora ha desaparecido.

Varios medios internacionales alertan de que la doctora Ai Fen podría estar detenida en represalia por sus palabras; ella simplemente alertó a sus superiores sobre la existencia de un virus similar al Sars, originado también en China el año 2002.

En diciembre de 2019 alertó del coronavirus
En diciembre del año pasado, la revista china Renwu publicaba un artículo en que la directora de emergencias del hospital Central de Wuhan hablaba de un nuevo brote de coronavirus, cuando ni siquiera todavía la OMS tenía conocimiento y, por descontado, el nombre de Covid-19 ni existía.

Cuando el brote y la epidemia en China ya era una realidad, la doctora denunció la situación que se estaba viviendo en los hospitales de Wuhan, donde incluso había sido testigo de la muerte de algunos de sus colegas. Ai Fen también criticó a las autoridades del país por haber impedido las primeras alertas del nuevo brote.

Hace justo un mes, cuando la situación en China era insostenible y con el coronavirus extendiéndose por todo el mundo, la doctora Ai Fen siguió denunciando, con más fuerza y contundencia, las condiciones en las que trabajaban en Wuhan, el epicentro del virus.

"Si hubiera sabido lo que iba a pasar, no me habría importado la reprimenda. Habría hablado de todo eso con quien fuera y donde pudiera", señaló Ai Fen. En aquellos momentos ya no era la única que manifestaba sus quejas a las autoridades, otros profesionales se sumaron.

Repercusión y censura
La entrevista tuvo mucha repercusión y el Gobierno chino no tardó en reaccionar. El artículo de la revista Renwu se eliminó de las redes sociales. La publicación también lo borró, pero en pleno siglo XXI, los internautas son más rápidos y ya habían guardado el artículo, publicando capturas de pantalla allí dónde hiciera falta.

Incluso, para evadir la fuerza de la censura, se crearon nuevas versiones de la entrevista a Ai Fen, utilizando emoticonos, código Morse o hasta un sistema de romanización para el mandarín.


Artículo Ai Fen en código
Parte del artículo de Ai Fen en código difundido por las redes sociales / Twitter

Diciembre de 2019
Volvemos a finales de 2019, cuando el coronavirus ya era una realidad pero se mantenía invisible para la opinión pública. Según explica el diario The Guardian, el 30 de diciembre, la doctora Ai Fen recibió los resultados de laboratorio de un caso que contenía las palabras: "coronavirus Sars".

La médico del hospital Central de Wuhan había visto a varios pacientes con síntomas similares a la gripe y resistentes a los métodos de tratamiento habituales. Cuando leyó el informe, ella misma explica que "le entró un sudor frío".

Lo siguiente que hizo fue marcar la palabra Sars con un círculo, hizo una fotografía y lo envió a un excompañero de la facultad de medicina y médico de otro hospital en Wuhan. Aquella misma noche, la fotografía de la doctora Ai Fen se extendió por todos los círculos médicos de la ciudad: era la primera evidencia del brote de coronavirus que actualmente ha contagiado a más de un millón de personas en todo el mundo y ha matado a más de 54.000.

"Dejad de extender el pánico"
La noticia llegó también al doctor Le Wenliang, el médico que murió el mes de febrero pasado a causa del Covid-19 y que también había alertado sobre la enfermedad. Él mismo había explicado que la policía le había recomendado que "dejara de extender el pánico" y que "se dedicara a hacer su trabajo".

La noche del 30 de diciembre, Ai Fen recibió un mensaje de su hospital en el que aseguraban que la información sobre aquella "nueva" enfermedad no se podía divulgar de forma arbitraria para evitar el pánico. Al día siguiente, el último día del año 2019, el jefe del comité de inspección disciplinaria del hospital Central de Wuhan la reprendió para "difundir rumores y "dañar la estabilidad".

Aunque el personal sanitario tenía prohibido transmitir mensajes sobre el virus, la doctora Ai Fen pidió a su personal que utilizara ropa protectora y mascarillas, aunque las autoridades del hospital les dijeran que no lo hicieran.

A medida que pasaban los días, ya entrados en el 2020, Ai Fen explica que "vimos en más y más pacientes entrar a medida que el radio de propagación de la infección aumentó". Ella ya sabía que el virus se transmitía entre los humanos.

21 días después, el Gobierno chino habla de la expansión del virus
Pasaron 21 días hasta que las autoridades chinas no confirmaran la transmisión de virus de persona a persona. En aquellos momentos el número de enfermos por coronavirus había superado la cifra de los 1.500 y el número de muertos se contaban a centenares.

Han pasado dos meses desde entonces y más de 100 días que la doctora Ai Fen alertara de un nuevo brote de coronavirus. A día 4 de abril de 2020, nadie sabe dónde está.

El Caso        
DAVID SERRA
Barcelona
Foto: Twitter


domingo, 29 de marzo de 2020

SOBRE MICROCHIPS IMPLANTABLES

EL TERRORÍFICO PLAN DE BILL GATES PARA CONTROLAR A LA HUMANIDAD
(Identidad 2020)

Se acerca la hora de la esperada vacuna obligatoria y el terrorífico chip, de la mano de nuestro inefable Bill Gates. Lo que anuncia este profeta de calamidades respondiendo a preguntas sobre el coronavirus, en una sesión de Reddi, que publican algunos medios que ya han sido censurados, de los que también se hace eco “El Independiente”, es para poner los pelos de punta, salvo a los realmente malvados o a los tontos útiles que abundan más de lo que parece.

El magnate anunció que piensa poner a disposición de los gobiernos del mundo “cápsulas implantables, también llamadas microchips, para humanos que tienen certificados digitales”, con el fin de identificar a los afectados por el Covid-19. Estos microchips mostrarían –en este caso particular— quién se ha sometido al test del coronavirus y quién se ha vacunado contra él. 

Los certificados digitales de Gates no se refieren a nada de lo que conocemos, sino a una especie de “tatuajes de puntos cuánticos” que detectarán a los no vacunados. Hace tiempo que investigadores del MIT y de la Universidad Rice trabajan en ello, como un sistema óptimo de control. “El cuántica tatuajes DOT implica la aplicación de azúcar soluble basado en microaguja que contiene una vacuna y puntos cuánticos al cobre fluorescente incorporado en cápsulas biocompatibles en la escala de micras”. Ver artículo completo publicado hoy:

jueves, 26 de marzo de 2020

SOBRE RUMORES Y FALSOS "MEDICAMENTOS"


FALSOS REMEDIOS Y RUMORES SOBRE COVID-19 SIGUEN CAUSANDO ESTRAGOS EN EL MUNDO

La información errónea sobre el nuevo coronavirus en internet y las redes sociales puede ser devastadora e incluso matar, al difundir remedios milagrosos tóxicos y aconsejar la interrupción de tratamientos médicos.

Los investigadores han lanzado una carrera contrarreloj para encontrar un tratamiento eficaz o una vacuna contra una pandemia que ha matado a más de 20.000 personas.

Entretanto los rumores más insensatos se propagan en internet, alimentando la confusión.

Las consecuencias pueden ser trágicas: en Irán, uno de los países más afectados, más de 210 personas murieron por beber alcohol adulterado después de que circulara en línea que podía tratar o evitar el COVID-19, informó la agencia oficial Irna.

Los peligrosos falsos remedios desmontados por la agencia de noticias AFP incluyen el consumo de cenizas volcánicas y las lámparas UV o cloro, que según las autoridades sanitarias pueden ser nocivos.

Otro remedio que “mata el coronavirus”, según publicaciones engañosas es las redes sociales, es beber plata coloidal (formada por nanopartículas de plata).

“Estoy preparando plata coloidal. Tengo asma ¿funciona de verdad? (…). ¿Ayuda si tomo una cucharadita al día?”, pregunta Michelle en un grupo público de Facebook, junto a una foto de una jarra de agua con una varilla de metal dentro.

Los efectos secundarios de la ingesta de plata coloidal pueden incluir una decoloración de la piel y la absorción deficiente de algunos medicamentos, como los antibióticos, afirman los Institutos Nacionales de la Salud estadounidenses.

Pero esto no desanima a algunas personas. Un australiano que asegura que acostumbra a comprar el brebaje contó a AFP que se ha “agotado en su ciudad… pero antes del virus, siempre podía comprarlo”.

Tomar cocaína o beber un poco de cloro también son algunos de los consejos falsos que circulan en internet. “No, la cocaína NO protege contra #Covid-19″, tuiteó el gobierno francés en respuesta.

Un golpe para los negocios
Las compras movidas por el pánico dejan vacíos los estantes de los supermercados en numerosos países pero algunos comerciantes y agricultores indios han tenido el problema opuesto: la gente evita sus productos debido a informaciones falsas.

Algunos comerciantes de Nueva Delhi contaron a AFP que se habían abastecido de productos fabricados en China, como pistolas de juguete, pelucas y otros accesorios antes de Holi, el festival de los colores que se celebró a principios de este mes.

Pero “la información errónea sobre los productos chinos, de que podrían transmitir el coronavirus, causó una caída en las ventas de alrededor del 40% en comparación con el año anterior”, explicó Vipin Nijhawan de la Asociación de Juguetes de India.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha asegurado que el virus no dura mucho en superficies inanimadas, por lo que es poco probable que los productos importados puedan transmitir el coronavirus aunque estén contaminados.

Medicamentos para el corazón
La rápida difusión de la información en línea hace que los pacientes más ansiosos tomen riesgos innecesarios cuando escuchan a los científicos discutir sobre teorías aún no probadas.

La confusión fue provocada por una serie de cartas y artículos teóricos publicados en revistas científicas sobre si algunos tipos de medicamentos para el corazón pueden aumentar la posibilidad de desarrollar una forma grave de Covid-19.

Esto ha llevado a las autoridades sanitarias de toda Europa y Estados Unidos a recomendar a los pacientes cardíacos, que ya tienen un mayor riesgo de contraer la enfermedad, que continúen tomando los medicamentos.

Carolyn Thomas, quien dirige un blog para mujeres que padecen enfermedades cardíacas, dijo que decenas de lectores la han contactado para pedirle consejo después de ver tuits advirtiendo contra los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA) y los bloqueadores de los receptores de angiotensina.

“Hasta que vea a mi cardiólogo, sigo tomando los medicamentos, aunque me pregunto si aumentan mi vulnerabilidad a contraer el virus”, afirma Thomas, quien se ha auto aislado en casa en Canadá. “Me da miedo tomarlos y tengo miedo a parar”.

El profesor Garry Jennings, asesor médico de la Fundación del Corazón de Australia, afirma que estos artículos “se basaron en una serie de factores que son polémicos” y advierte que si los pacientes dejan de tomar la medicación podrían sufrir un infarto y morir.

“En ausencia de otras pruebas y sabiendo que estos medicamentos son beneficiosos … no es buena idea dejar de hacerlo”, recalca.

En Estados Unidos un hombre murió por tomar fosfato de cloroquina. Este habitante escuchó al presidente Donald Trump elogiarlo como un posible “remedio”, “un regalo del cielo”, y tomó demasiada cantidad de un producto de limpieza de los acuarios que le causó la muerte.

Por Bernardita Villa
biobiochile

martes, 24 de marzo de 2020

LA HIJA MAPUCHE DE BERNARDO O'HIGGINS RIQUELME.

PETRONILA RIQUELME

Diversas fuentes y documentos señalan que Petronila fue hija de Bernardo O'Higgins. Petronila nació en la hacienda Las Canteras alrededor del año 1808. Como su partida de bautismo fue destruida a consecuencia del ataque del Ejército Realista a la Hacienda de las Canteras, no se tiene certeza de la fecha de su nacimiento. Su madre, fue Patricia Rodríguez, mujer mapuche que se desempeñaba como sirvienta en la casa de Bernardo O'Higgins.

Diversos historiadores concuerdan que Petronila tuvo un trato especial en la familia de Bernardo O'Higgins, si bien siempre fue parte de la servidumbre. Empero Petita, como le decía cariñosamente Bernardo, recibió una nutrida educación aprendiendo a leer y escribir, un privilegio para una niña mapuche de entonces. Posteriormente Petronila integró la comitiva familiar de Bernardo en su exilio al Perú en 1823.

O'Higgins se instala en la Hacienda de Montalvan y Petita, con 28 años contrae matrimonio con José Toribio Pequeño, un joven criollo peruano de la aristocracia, quien se había convertido en el administrador de las haciendas de O'Higgins.

En el Archivo Arzobispal de Lima, se encuentra el acta matrimonial fechada el 13 de noviembre de 1837, siendo los padrinos don José María Pequeño y doña Isabel Riquelme.

Petronila y José Toribio tuvieron cinco hijos, el primogénito recibió el nombre de Bernardo Santiago Pequeño Riquelme, seguramente en honor a Bernardo O'Higgins. De hecho él y su madre Isabel Riquelme fueron sus padrinos.

El matrimonio Petita no fue feliz, de hecho, la pareja entró en crisis, como queda de manifiesto en la correspondencia familiar y que, en parte, se conserva en el Archivo Nacional Histórico. En sus cartas Petita deja de manifiesto las sucesivas crisis nerviosas y depresivas que atravesaba, pensando en algún instante incluso en el suicidio. Entre 1848 y 1850 el conflicto alcanzó ribetes de escándalo, cuando entró en escena "Carmencita" una sobrina de José Toribio Pequeño que fue señalada como amante del administrador. En una carta fechada en Montalván el 20 de marzo de 1848, José Toribio se hace cargo de estos rumores y le escribe a Rosa Riquelme para desmentirlos completamente; le dice "Mi sobrina Carmencita se encontraba abandonada, sin apoyo, sin recursos y experiencia. Su edad y su misma inocencia oponían su virtud a una prueba demasiado fuerte, en tal circunstancia he debido ampararla del mejor modo que me ha sido posible.

Sin embargo, Petronila no creyó en la bondad de su esposo y manifiesto su orgullo de esposa en una carta fechada el 13 de mayo de 1848: "...Siento mucho de las cosas que dicen de ti (Pequeño), de tu conducta. Principalmente te han molido los huesos y tu honor, esta vez, se ha desparramado por todo Lima....dice toda esta familia que tú te has sacado a Carmen de su casa, del lado de su marido, dicen que tú has hecho el papel muy bien. Ahora esta vergüenza es para mí porque hasta vergüenza me da de salir... porque me dirán que soy una cornuda".

Consumado el quiebre conyugal, José Toribio viaja a Chile con sus cinco hijos, dejando a Petronila sola y nunca más volverá a ver a sus hijos.

Petronila intenta rehacer su vida en la hacienda Montalván, junto a su hermano Demetrio O'Higgins quien se suicida en 1868. Producto de este hecho Petronila sufre reiteradas crisis de depresión y problemas de salud. Finalmente decide regresar a Chile, con el propósito de recuperar a su familia y que sea reconocida como hija del prócer.

Cuando estaba a sólo siete millas de Valparaíso, falleció a bordo del barco que la traía a Chile. . El diario "La Patria" de Valparaíso entregó de esta manera la noticia: "En el vapor Perú, que fondeó la tarde del lunes, llegó el cadáver de doña Petronila Riquelme O'Higgins de Pequeño hija, según se nos dice, del ilustre general Bernardo O'Higgins. Esta señora se embarcó algo enferma desde el Callao con destino a Valparaíso y falleció siete millas antes de llegar a puerto".

Lo que llama la atención es la noticia de La Patria, puesto que por primera vez en un documento se escribía que Petronila era poseedora del apellido O'Higgins, lo mismo se consignó en acta de defunción que se encuentra en el archivo del cementerio de Valparaíso, donde su hijo Bernardo la sepultó.

Fuente de esta publicación es el Archivo Nacional, cuya información edité para facebook:

https:/www.archivonacional.gob.cl/6…/w3-article-49094.html…





domingo, 22 de marzo de 2020

IRAN VERSUS ESTADOS UNIDOS ... NI EN PANDEMIA HAY TREGUA


"POSIBLEMENTE SU MEDICINA SEA UNA FORMA DE EXTENDER MÁS EL VIRUS": 
IRÁN RECHAZA AYUDA DE EEUU PARA COMBATIR EL COVID-19
Irán tiene más de 21.600 casos confirmados del nuevo coronavirus, con 1.685 muertes confirmadas.

El líder supremo de Irán rechazó el domingo la asistencia estadounidense para combatir el nuevo coronavirus, citando una teoría de la conspiración sin base sobre que el virus podría haber sido fabricado en Estados Unidos.

Irán está sujeta a duras sanciones estadounidenses que impiden al país vender su petróleo y acceder a los mercados financieros internacionales.

En los últimos días, el gobierno civil iraní ha incrementado sus críticas a esas sanciones. Pero Jamenei, de 80 años, optó en su lugar por hacerse eco de la misma teoría de la conspiración sobre el virus utilizada cada vez más por las autoridades chinas sobre el origen de la pandemia.

“No sé cómo de real es esta acusación, pero si existe, ¿quién con dos dedos de frente confiaría en ustedes para traer medicación?”, dijo Jamenei. “Posiblemente su medicina sea una forma de extender más el virus".

Sin ofrecer pruebas, también afirmó que “el virus se ha construido para Irán de forma específica utilizando datos genéticos de iraníes que han obtenido por diversos medios”.

“Podrían enviar terapeutas y médicos, quizá quieran venir aquí y ver en persona el efecto del veneno que han introducido”, dijo.

En ningún lugar del mundo se han presentado pruebas científicas que respalden esas afirmaciones. Sin embargo, un portavoz del gobierno chino tuiteó este mes que “podría ser el Ejército de Estados Unidos el que trajo la epidemia a Wuhan. ¡Sean transparentes! ¡Hagan públicos sus datos! ¡Estados Unidos nos debe una explicación!”.

Tampoco Lijian ofreció pruebas para respaldar sus acusaciones, que hicieron que el Departamento de Estado de Estados Unidos convocara al embajador de China para presentar una queja formal.

Wuhan es la ciudad china donde se detectaron los primeros casos de la enfermedad en diciembre. El gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se ha ido refiriendo de forma progresiva al microbio como el virus “chino” o “de Wuhan”, a pesar de que la Organización Mundial de la Salud emplea el término COVID-19 para describir la enfermedad que produce. Incluso un senador estadounidenses de Arkansas ha difundido la teoría de la conspiración sin base de que el virus es un arma biológica de fabricación china.

Los científicos aún no han determinado con exactitud cómo se produjeron las primeras infecciones en personas. Las pruebas apuntan a que se originó en murciélagos, que a su vez infectaron a otro animal, desde el que se extendió a la gente en un mercado de Wuhan. El mercado ahora clausurado ofrecía docenas de especies, como salamandras gigantes, crías de cocodrilo y perros mapache, descritos a menudo como salvajes aunque fueran procedentes de cría.

Un artículo publicado la semana pasada en la revista científica Nature Medicine también señaló que hay “fuertes indicios” de que el virus “no es el resultado de manipulación deliberada”.

“Es improbable que (el virus) surgiera a través de manipulación en laboratorio de un coronavirus emparentado similar al SARS-CoV”, concluyeron los autores del estudio.

El ayatolá hizo sus declaraciones del domingo en un discurso en Teherán emitido en vivo el domingo a todo Irán con motivo del Nowruz, el Año Nuevo Persa. Jamenei había cancelado su discurso habitual en el santuario del imán Reza en Mashhad, debido al brote viral.

Irán tiene más de 21.600 casos confirmados del nuevo coronavirus, con 1.685 muertes confirmadas.

Es uno de los países más afectados por el nuevo virus. Ocho de cada 10 casos en Oriente Medio se encuentran en Irán, y personas que salían de la República Islámica llevaron el virus a otros países.

Publimetro