sábado, 26 de mayo de 2018

CONSPIRACIÓN: REPTILIANOS EN ARGENTINA


¿PRUEBA IRREFUTABLE DE QUE LOS REPTILIANOS EXISTEN?

En Argentina ocurrió un extraño suceso que abrió el debate sobre si en realidad existen los reptilianos o es un invento creado por mentes aficionadas a la ciencia ficción y las teorías de la conspiración.

Durante una marcha en la ciudad de Buenos Aires en Enero del año en curso, a plena luz del día se realizo una grabación donde  se aprecia a un sujeto en un mitin político laboral,   agarrándose el cuello mientras sus ojos cambian de forma extraña.

Se cree que los reptilianos son seres que vienen de otro planeta y que viven entre nosotros “disfrazados” de humanos. Sin embargo, es muy fácil identificarlos por sus ojos.

Según los amantes de lo paranormal, existe una forma muy fácil de identificar a un reptiliano y esta es a través de los ojos, ya que sus órganos oculares son más brillantes y tienen una forma diferente al nuestro.

El video lleva miles de reproducciones en Youtube y cientos de comentarios de usuarios que se han quedado helados con las impactantes imágenes.

Aunque la mayoría de usuarios de YouTube está convencido de que los reptilianos existen, otros son más escépticos y aseguran que se trataría de un efecto provocado por la luz del sol. ¿Tú qué crees?

Ver video: 

Fuentes: La República de San Luis
               El Gráfico (ambos de Argentina)
        





lunes, 21 de mayo de 2018

ANÁLISIS DE DIENTES DE HITLER CONFIRMA CUÁNDO MURIÓ

TODO INDICA FIN AL MISTERIO

Adolf Hitler murió en 1945 en Berlín, después de beber cianuro y tras dispararse un balazo, confirmaron investigadores franceses que tuvieron acceso a los restos de la dentadura del dictador, que se conservan en Moscú.

“Los dientes son auténticos, no cabe duda. Nuestro estudio prueba que Hitler murió en 1945”, dijo a la AFP el profesor Philippe Charlier.

“Ya podemos parar todas las teorías conspirativa sobre Hitler. No se fue a Argentina en un submarino, no está escondido en una base en la Antártida ni en el lado escuro de la Luna”, indicó Charlier.

El estudio, del cual Charlier es el coautor junto a cuatro otros investigadores, fue publicado el viernes en la revista científica European Journal of Internal Medicine.

El análisis de la mala dentadura de Hitler y de varias piezas, no encontró ningún rastro de carne, ya que el dictador nazi era vegetariano, indicó Charlier.

En marzo y en julio de 2017, los servicios secretos rusos FSB y los archivos estatales rusos autorizaron a un equipo de científicos a examinar los huesos del dictador, por primera vez desde 1946, contó el experto.

El equipo francés pudo analizar un fragmento del cráneo que fue atribuido al “Fuhrer”, que tenía un agujero en el lado izquierdo que probablemente fue provocado por el impacto de la bala.

Los científicos no pudieron tomar muestras de este fragmento.

La morfología del fragmento correspondía con las radiografías del cráneo de Hitler tomadas antes de su muerte, estimó el estudio.

Este estudio confirma la versión generalmente aceptada de que Hitler murió el 30 de abril de 1945 en su búnker de Berlín con su compañera Eva Braun, y además entrega nuevas informaciones sobre las causas exactas de su muerte, indicó Charlier.

“No sabíamos si había usado una cápsula de cianuro para darse muerto o una bala en la cabeza. Son muy probables ambos”, dijo.

El análisis de los dientes no encontró ningún rastro de pólvora, lo que indica que el revólver no entró en la boca y que más probablemente fue apuntado al cuello o a la frente.

Además, los depósitos azulados en sus piezas de dentadura postiza podrían indicar “que hubo una reacción entre el cianuro y la dentadura”, dijo el investigador.

Charlier, especialista en medicina legal y antropología, también participó en el análisis del corazón momificado de Ricardo Corazón de León.

URL CORTA: http://rbb.cl/k88r
Publicado por: Denisse Charpentier La información es de: Agence France-Presse

lunes, 14 de mayo de 2018

PIRATA ESCLAVISTA EN ISLA DE PASCUA

EL DESTRUCTOR DE LA ISLA DE PASCUA
Joan Maristany fue un cruel esclavista: se lucró hasta el extremo con el secuestro y destrucción de comunidades enteras, entre ellas, la de Rapa Nui.


El 23 de diciembre de 1862 podría entrar por derecho propio en el calendario universal de la infamia. Aquel mismo día, una flotilla de ocho barcos arribó a las playas de arena coralina de la isla de Pascua; siete de ellos eran de bandera peruana y el buque restante, de pabellón español. Al mando de este último, llamado Rosa y Carmen, se hallaba el capitán Joan Maristany Galcerán.

Advirtamos, antes de proseguir, que en las costas africanas el tráfico de esclavos decaía bastante entonces. Los buques de la Armada británica, erigidos en temibles gendarmes de los mares, perseguían a los negreros con especial encono, mientras la economía de algunos países americanos empezaba a quedarse sin mano de obra barata, a imagen y semejanza de las haciendas y guaneras peruanas.

Para solucionar el problema, algunos dirigieron sus catalejos a 4.000 kilómetros de distancia, hacia el sudoeste del puerto de El Callao, donde se hallaba precisamente la Isla de Pascua, conocida en idioma nativo como Rapa Nui, que constituía el mismísimo ombligo del mundo.

CACERÍAS HUMANAS
Pues bien, el 23 de diciembre de ese año, el capitán Maristany puso pie en tierra y ordenó de inmediato la captura de cuantos nativos cupiesen en los ocho barcos de la expedición. Alrededor de ochenta hombres armados hasta los dientes se desplegaron por el litoral entero. Fue entonces cuando se desencadenó el peor de los infiernos... Los gigantescos «moái», estatuas de piedra monolítica de la Isla de Pascua, fueron testigos mudos de cómo los negreros acribillaron a tiros a cada isleño que encontraron. Los más «afortunados», contados por centenares, fueron atados de pies y manos y contemplaron resignados el incendio despiadado de sus viviendas y plantíos. Las fuerzas comandadas por Maristany secuestraron o exterminaron finalmente a casi un tercio de los 4.000 habitantes, incluida la Familia Real y gran parte de la casta sacerdotal. 
Algo que para la civilización rapanui, única en el mundo, constituyó un cataclismo.

Apodado Tara, el capitán Joan Maristany había nacido cuarenta años antes en la villa barcelonesa de El Masnou. Quienes le conocieron atestiguaban que su aspecto era tan aterrador como el de un ogro tuerto, armado siempre, para infundir pánico, con dos pistolones y un alfanje al cinto. Durante años había llevado una vida siniestra y turbulenta, volcada en la piratería y en la trata de negros en el Atlántico. Pero ahora, en vista de las circunstancias, hizo de la Polinesia su nuevo escenario dantesco. Se sintió exultante tras infligir el mayor aldabonazo de su vida en la isla de Pascua. Hasta tal punto que ya no quiso regresar a El Callao con su preciado botín, al contrario que el resto de la tripulación.

Ebrio de oro, fama y peligro, Maristany sintió que no existía para él ya más límite que el firmamento, prosiguiendo de ese modo con sus actos vandálicos por otras islas del Pacífico. Ahora que el comercio esclavista entrañaba mayor riesgo al estar perseguido en medio mundo, sus beneficios alcanzaron cotas astronómicas. Esa ingente cantidad de dinero acabó en manos de una élite industrial y financiera que sufragó las expediciones convertidas en cacerías humanas.

Previamente, las gentes acaudaladas invirtieron el dinero en sectores diversos, en especial, el inmobiliario. Ciudades como Barcelona florecieron en la segunda mitad del siglo XIX al amparo del negocio negrero. Se construyeron por doquier fincas, fábricas, mansiones y opulentas sedes bancarias. Entre ellas, algunas joyas de la arquitectura modernista muy apreciadas hoy en día. 

Y, por supuesto, el protagonista de nuestra historia tampoco renunció a las suculentas ganancias de sus actos de rapiña. Al cabo de varios meses de sangrientas correrías, Maristany regresó al puerto de El Callao orgulloso de haber cumplido con su «misión». Al fin podía retirarse y levantar una preciosa casa de indiano que despertaría la envidia en todo El Masnou. 

Pero el destino quiso que en abril de 1863 se prohibiese el tráfico de esclavos en el Perú. De modo que, a su llegada al puerto, la Justicia reclamó a Maristany por sus tropelías. Acto seguido, las autoridades devolvieron a su tierra a los aborígenes pascuenses que consiguieron sobrevivir. ¿Y qué fue del capitán Maristany...? Por increíble que parezca, logró escabullirse y huir. Vivió plácidamente hasta su muerte , ya octogenario.

LA ESCRITURA JEROGLÍFICA
En medio del inmenso océano, en el punto más alejado de cualquier otro lugar poblado del planeta, surgió una de las culturas más fascinantes en toda la historia universal. Sus manifestaciones más conocidas hoy son, sin duda, los misteriosos «moáis», las descomunales figuras de piedra que encarnaban el poder de sus ancestros.

De los 4.000 habitantes que llegó a tener la isla de Pascua antes del genocidio perpetrado por el capitán Maristany y sus hombres, apenas sobrevivió poco más de un centenar. En aquel momento, la etnia rapanui estuvo a punto de extinguirse del mapa. El rongo-rongo, su extraña escritura jeroglífica, era la única existente en la Polinesia. Y, por desgracia, desapareció para siempre junto a los hombres sabios que resultaron víctimas del genocidio, los únicos del mundo capaces de descifrar aquel lenguaje secreto. Ha habido muchos personajes malvados, pero pocos han estado a punto de destruir una civilización milenaria.

Fuente: La Razón
José María Zavala

viernes, 4 de mayo de 2018

EXPONEN REPLICA DE LA SABANA SANTA EN SANTIAGO

EL LIENZO ORIGINAL PERMANECE  EN TURÍN


En el marco de la celebración del  30º aniversario de la Universidad Finis Terrae, la casa de estudios presenta desde el 26 de abril la exposición permanente “¿Quién es el hombre de la Sábana?”, muestra que exhibe una réplica exacta del Santo Sudario y que tiene por objetivo invitar a la reflexión en torno al misterio que circunda a una de las piezas más estudiados de la historia.

Como todos sabéis este trozo de lienzo – dice la historia sacra - fue utilizada para envolver a Jesús después de haber sido descolgado de la cruz, la exhibición contará con réplicas del Santo Sepulcro, modelo a escala impreso en 3D; una escultura de bronce del cuerpo completo del hombre de la Sábana Santa del escultor Luigi Mattei; una réplica de la corona de espinas hecha en Israel y duplicados de otros elementos como clavos, látigos y punta de lanza fabricados en bajo los estrictos detalles bíblicos que se poseen.

A lo largo de los siglos, las respuestas a las diversas preguntas que han surgido en torno a esta emblemática pieza, han apoyado la fe de millones de cristianos en el mundo; conmoviendo a miles de personas, creyentes y no creyentes, permitiéndoles conocer las dimensiones de la pasión que sufrió Jesús por la redención de todos los seres humanos.

La Sábana Santa (la reconocida como original) se encuentra en la capilla Real de la Catedral de San Juan Bautista, en Turín (Italia). También conocida como la Síndone o el Santo Sudario, es una tela de lino que muestra la imagen de un hombre que presenta marcas y traumas físicos propios de una crucifixión. Para muchos ni siquiera hoy está demostrado que ese sudario sea auténtico.

Hace siglos se puso de moda la costumbre de hacer copias de esta conocidísima y polémica reliquia, ante el auge de la devoción por la misma y la institucionalización de su culto por parte de la Iglesia. Sólo en España se contabilizan entre 15 y 20 copias de este lienzo tan veranado por el mundo católica.

La réplica más conocida esta guardada en la  catedral de Oviedo. Este según los análisis con técnicas de radiocarbono esta datada en el siglo VII. Su localización en fechas anteriores es más incierta. Los creyentes creen que salió de Palestina ante el ataque de los persas pasando por el norte de África hasta Cartagena, Sevilla, Toledo y por fin Oviedo. Se muestra al publicó sólo dos veces al año

Otra réplica, poco conocida permanece  en la localidad de Campillo de Aragón. ¿Cómo llegó esta reliquia hasta la Comarca de Calatayud? Fue en 1652 como regalo de Fray Lucas Bueno Nuño, religioso hijo del pueblo que llegó a ser Gran Prior de la Orden de San Juan de Jerusalén. La copia de la Síndone llegó enrollada en dos varas de ébano y dentro de una arqueta de roble.

Los investigadores Angel Briongos y Raúl Núñez en Campillo de Aragón con la "Sábana Santa" que se resguarda en aquella localidad de España 

Hacia 1675 la réplica se colocó en un altar construido en la iglesia parroquial de San Juan Bautista, donde permanece oculta para preservarla, y solo se exhibe tres veces al año, en Jueves Santo y Viernes Santo, en las fiestas patronales de septiembre y en las celebraciones de agosto.

En Chile, esta exposición es toda una novedad y la prensa ha publicado las palabras de San Juan Pablo II quien dijo: 

 “La Sábana Santa es un reto a la inteligencia. Ante todo, exige de cada hombre, en particular de los  investigadores, un esfuerzo para captar con humildad el mensaje profundo que transmite a su razón y a su vida… La Sábana Santa nos presenta a Jesús en el momento de su máxima impotencia y nos recuerda que en la anulación de esa muerte está la salvación del mundo entero” (Palabras del Papa Juan Pablo II en la Catedral de Turín, domingo 24 de mayo de 1998).

Para los oyentes de este país de Otros Mundos, me refiero a Chile, tan lejos de reliquias antiguas La exhibición se podrá ver de manera gratuita (lo cual ya es importante) en la Sala de Exposiciones de la Universidad Finis Terrae (Avda. Pedro de Valdivia 1509 Providencia, Santiago), hasta diciembre de 2018, Además, contará con visitas guiadas previamente coordinadas.

Por nuestra parte, podemos agregar que el mundo científico y sus investigaciones sobre el síndrome original el de Turín,  no ha sido concluyente, siempre ha existido diferencia de opiniones en los análisis de diferentes expertos, añadiendo más misterio a este lienzo que para muchos es sagrado, convirtiendo todo esto en un asunto de fe personal,  y para otros un asunto meramente anecdótico más relacionado con la historia, 

Emitido en programa de radio OTROS MUNDOS de España
04.05.2018

jueves, 19 de abril de 2018

HALLADO UN SUBMARINO NAZI 73 AÑOS DESPUÉS


La dificultad por encontrarlo había alimentado el rumor de que había conseguido escapar de los Aliados

A pesar de que ya hace más de 70 años que la Segunda Guerra Mundial concluyó, todavía son muchos los misterios que quedan por resolver acerca de dicho conflicto. Buena prueba de ello es el hallazgo que se ha llevado a cabo al norte de la ciudad danesa de Skagen del desaparecido submarino alemán U-3523. Una nave de la que se llegó a especular que había logrado huir a Sudamérica cargada de tesoros.

«Se ha rumoreado mucho acerca del oro que había en el interior del submarino y de que salió de Alemania después de la conclusión de la guerra», ha afirmado Gert Normann Andersen, director del Museo de la Guerra del Mar de Dinamarca. Fueron trabajadores de esta institución los que encontraron el sumergible perdido.

Como ha quedado demostrado, el submarino no se dirigía hacia Sudamérica, sino que probablemente fue hundido con una tripulación de 58 personas mientras se dirigía al país escandinavo. Se cree que fue un B24 Liberator británico el que llevó a esta nave a pique a principios de mayo del año 1945.

El director del museo danés ha asegurado, a su vez, que cuenta con una copia del último telegrama que fue enviado desde el submarino; este mensaje data del 5 de mayo de 1945, tres días antes de que la Alemania nazi firmara la rendición. La nave, según han demostrado los escaneos marinos, se encuentra sumergida a 123 metros de la superficie. ABC

martes, 17 de abril de 2018

SUBASTAN EN ALEMANIA EL RETRATO QUE HITLER HIZO DE SU AMANTE


El retrato que Hitler hizo de su supuesta amante Charlotte Lobjoi - Auktionshaus Weidler

Se trata de un óleo que pintó en 1916 de Charlotte Lobjoie, que tuvo un precio de salida de 60.000 euros

Entre otras cosas, Adolf Hitler fue un artista frustrado, rechazado en dos ocasiones (1907 y 1908) por la Academia de Bellas Artes de Viena. Pintaba paisajes naturales y urbanos, pero pocos retratos. Uno de ellos fue el que hizo de su supuesta amante Charlotte Lobjoie. Ese retrato, autentificado por el historiador y biógrafo del genocida, Werner Maser, acaba de ser subastado en Alemania con un precio de salida de 60.000 euros. Por el momento, se desconoce el precio que ha alcanzado la misma.

La casa de subastas Auktionshaus Weidler, en Nüremberg, acompañó la venta de la obra con numerosos documentos que, entre otras cosas, prueban que el retrato fue expuesto en diferentes galerías de arte de Japón.

La pintura, de 63x48 centímebtros, está fechada en 1916, momento en el que Hitler estaba sirviendo en Francia durante la Primera Guerra Mundial. Representa a Charlotte Lobjoie en un entorno rural, con una camisa de color claro y un rostro envuelto en sombras. Supuestamente, fruto del romance que tuvo con esa mujer nació Jean-Marie Loret (1918-1985), que decía ser el hijo ilegítimo de Adolf Hitler.

Otras subastas de obras de Hitler

No es la primera obra que se subasta de Hitler. En 2010 se vendió en el Reino Unido un cuaderno con los supuestos –sus obras siempre serán difíciles de autentificar– dibujos por los que el dictador fue rechazado en la Academia de Bellas Artes de Viena. Y hace tan solo dos años, en Berlín, se «colocaron» 16 de sus acuarelas por 40.000 euros.  ABC