jueves, 18 de junio de 2020

ATAQUES A ANTENAS POR TEMOR A LA PROPAGACIÓN DEL COVID-19


TRES DETENIDOS EN BOLIVIA

El director nacional de la Fuerza Espacial de Lucha contra el Crimen de la Policía Boliviana, Iván Rojas, informó que los detenidos están acusados de la destrucción de dos antenas en la localidad de Yapacaní.

Rojas indicó que pueden ser imputados por "un conjunto de delitos", entre ellos, destrucción de bienes del Estado, apología pública del delito y asociación delictuosa.

Los ataques se produjeron el pasado lunes en esta localidad en la que desde hace días se producen incidentes con policías y militares desplegados en el lugar.

Varios miembros del Gobierno interino de Bolivia atribuyeron inicialmente los ataques a actos terroristas de los que responsabilizaron al Movimiento al Socialismo (MAS), aunque el ministro transitorio de Obras Públicas, Iván Arias, aseguró después que se deben a un temor infundado a que la tecnología 5G propague el coronavirus.

Además, explicaron a la población que esta tecnología no está implantada en el país y tampoco que expanda el virus.

La pasada semana el Gobierno interino de Bolivia calificó como un "presunto atentado terrorista" un ataque a una torre de telecomunicaciones en la ciudad central de Cochabamba.

Fuente: cooperativa.cl


sábado, 13 de junio de 2020

LA INQUIETANTE ESCALADA «CONSPIRANOICA» DE MIGUEL BOSÉ


PROPAGA MENSAJES QUE ADVIERTEN DE UN COMPLOT «SUPREMACISTA» TRAS LA CRISIS DEL CORONAVIRUS
La pandemia ha desatado una abrumadora oleada de fake news y teorías de la conspiración acerca del coronavirus. No resulta extraño: nunca había pasado algo así, todos estábamos desorientados y muchas de estas informaciones están tan bien desarrolladas que parecen verosímiles, y por eso se las han llegado a creer personas de todo nivel educativo y cultural. Uno de los que han caído en estas creencias «conspiranoicas» es Miguel Bosé (64 años), que hace unos días sorprendió con un tuit en el que aseguraba que «Suiza, como los países nórdicos de Europa, saben desde el principio de la gran mentira de los gobiernos, el de España incluido». ¿A qué mentira se refiere? ¿El virus ha sido un invento? Su siguiente mensaje fue aún más enigmático: «La OMS lo deja bien claro. ¿Quiénes son entonces los culpables de tanto daño? Los gobiernos temerosos y cómplices de la Gran Conspiración, los débiles y “mandaos”, sin carácter. Esto ya se sabía en noviembre del 2019. Pero tranquilos...Todo se paga».



Las reacciones en las redes sociales no se han hecho esperar, y miles de personas aún siguen preguntando al artista a qué mentira se refiere, especialmente después de saberse que su propia madre, Lucía Bosé, falleció en un hospital de Segovia el 23 de marzo, al poco de comenzar la pandemia, presuntamente por COVID-19. Tenía 89 años. El cantante no ha contestado a ninguna de estas preguntas, y lejos de detener sus proclamas «conspiranoicas», ha seguido lanzando teorías que sólo él sabe de dónde salen: «La farmacéutica Gavi, para quien no lo sepa, es propiedad de la fundación Bill y Melinda Gates, los especialistas en vacunas fallidas que tantas víctimas han causado alrededor del mundo. India les ha expulsado y denunciado. África aún acarrea sus consecuencias. Kenia ha destapado sus atrocidades».

Sánchez «El Salvador»
Al todopoderoso Bill Gates lo tilda de «eugenésico», y asegura que «se olvida de la existencia de la maldita hemeroteca», porque «en el pasado habló reiteradamente de más, sobre su proyecto de vacunas que portasen micro chips o nano bots, bots, para obtener todo tipo de información de la población mundial con el sólo fin de controlarla. A estas se les podrían añadir también diversos metales, aún más tóxicos de los que ya incluyen, adyuvantes ilegales para potenciar la inmunidad o el llamado “polvo inteligente”, todos ellos atentando contra nuestra salud y sin nuestro consentimiento. Llevada a cabo esta fase, y una vez que activen la red 5G, clave en esta operación de dominio global, seremos borregos a su merced y necesidades». También tiene para repartir a Pedro Sánchez «El Salvador», como lo llama en unos de sus últimos tuits. «En nombre del Gobierno de todos los españoles, acaba de hacerse cómplice de éste plan macabro y supremacista, como de costumbre sin el permiso de la ciudadanía».
Con toda esta «información» en su poder, suponemos que Miguel Bosé, que «sólo» pretende «informar sobre la situación anunciada hacia la cual, entre otras fechorías, se nos está conduciendo», habrá decidido no ponerle la vacuna contra el coronavirus a sus hijos (TelmoDiegoIvo y Tadeo) cuando ésta se descubra y se demuestre eficiente y sin efectos colaterales. « Yo digo no a la vacuna, no al 5G, no a la alianza España-Bill Gates», sentencia Bosé, que siempre termina sus tuits conspiranoicos con el atrevido hashtag #YoSoyLaResistencia.

Contra la Élite Oscura
¿Ha perdido la cabeza el autor de «Amante bandido»? ¿Por qué no comparte con el mundo esas trascendentales informaciones que sólo él maneja y que podrían salvar a la Humanidad, más allá de enlazar dos reportajes de sendos blogs de dudosa credibilidad? ¿Cuál será el próximo capítulo de su escalada «conspiranoica» las redes. Hoy habrá que estar atentos a su cuenta de Twitter, cuando los creyentes de estas teorías van a coordinarse para “El Día de Acción Global contra la agenda de la Élite Oscura”. Con unas palomitas y un refresco, seguro que disfrutamos de todo un thriller de serie B en las redes.  ABC

miércoles, 10 de junio de 2020

GRUPO DE HOMBRES BLANCOS BURLÁNDOSE DE LA MUERTE DE GEORGE FLOYD IMPACTA EN LAS REDES

EL RACISMO EN SU MÁXIMA EXPRESIÓN EN LOS EEUU

Era el lunes y una de las tantas marchas del movimiento Black Lives Matter que se realizan diariamente avanzaba por una calle de la localidad de Franklin Township, en Nueva Jersey, cuando en una casa cubierta con banderas estadounidenses y pancartas de Donald Trump, unos hombres blancos simularon cómo murió George Floyd, desatando la ira de los manifestantes.

Los violentistas ridiculizaron la escena cuando le policía Derek Chauvin asfixió a Floyd con la rodilla sobre su cuello por más de ocho minutos, hasta matarlo cobardemente, hecho que fue registrado en un video que realizaron los propios manifestantes. Publimetro

Ver video en: 


domingo, 7 de junio de 2020

CHRISTIAN BRÚNKNER, SOSPECHOSO PRINCIPAL DEL CASO DE MADELEINE


EL PRESUNTO ASESINO DE MADELEINE QUERÍA «CAZAR ALGO PEQUEÑO Y USARLO DURANTE DÍAS»
Christian B. era sospechoso de la desaparición de otra niña parecida a la pequeña británica

Inga desapareció en Sajonia-Anhalt en primavera de 2015, durante una excursión con su familia. Tanto el aspecto de la niña como las circunstancias de la desaparición guardan parecido con el caso Madeleine. Christian B. era ya entonces bien conocido por la Policía alemana como violador de niños y fue uno de los sospechosos. En el registro de la parcela, que le perteneció durante diez años, solamente fue hallado, junto a un esqueleto de un perro, un USB con material pornográfico infantil. Ahora, cuando la Fiscalía de Braunschweig ha confirmado que sospecha que Christian B. fue el asesino de Madeleine, el terreno cobra nueva importancia.

Christian B. había comprado la propiedad por poco dinero en una subasta forzada, en Leipzig. Contó a los vecinos que se había hecho rico en Portugal y que quería convertir el edificio en ruinas en un estudio artístico para dedicarse a crear esculturas a partir de piezas de chatarra. Vivió allí un tiempo, sin electricidad ni agua corriente, en una vieja caravana. Cuando Inga desapareció, era visto en los alrededores casi todos los días. Pero nunca hallaron pruebas que pudieran relacionarle con la desaparición y su nombre volvió a caer en el olvido.

Según ha publicado el diario local «Braunschweiger Zeitung», fueron dos personas de su entorno criminal las que hicieron la denuncia que le llevaría a la cárcel. Habían irrumpido en su vivienda sin su permiso y allí miraron unas grabaciones en cámara de vídeo en las que se veía a una anciana que solo llevaba encima unas gafas de bucear con los cristales oscurecidos y que estaba siendo fuertemente golpeada y violada. Las imágenes eran de tal dureza que acudieron con ellas a la Policía y, tirando de este hilo, fue identificada la víctima, una estadounidense de 72 años a la que Christian B. había atacado en Portugal, crimen por el que sería después condenado.

A partir de esa condena, todas sus comunicaciones fueron concienzudamente rastreadas y, además de ubicar su situación a pocos metros del apartamento y a la misma hora en la que desapareció Madeleine, han aparecido mensajes que la Policía alemana considera directamente relacionadas con el secuestro y asesinato de la niña británica. Christian B., que actualmente cumple prisión en una cárcel del Kiel, manifestó por ejemplo en 2013 a un conocido su fantasía de secuestrar y abusar de un niño pequeño.

De acuerdo con documentos de la investigación en poder de la Fiscalía de Bruanschweig y a los que ha tenido acceso el semanario «Der Spiegel», el ahora convicto en una prisión de Kiel escribió a un conocido por un servicio de mensajería de chat que sentía el deseo de «cazar algo pequeño y utilizarlo durante días». En ese mismo chat, su interlocutor expresó ciertas reticencias a ese plan, alegando que eso sería demasiado peligroso, pero Christian B. replicó: «Bah, si luego se eliminan las pruebas…».

Casos relacionados
La Policía alemana ha llegado hasta la desaparición de Madelein, por tanto, encadenando casos relacionados con el sospechoso. El fiscal de Braunschweig confirmó este vienes que contempla la única hipótesis de que Madeleine murió a manos de Christian B., cuya presencia en el lugar de los hechos ha quedado confirmada por la llamada que registró una antena de telefonía móvil y de la que está intentando localizar al interlocutor. La investigación se centra hora en intentar recuperar el cuerpo de la pequeña.

Todas las personas en contacto con Christian B. antes de que entrase en prisión está siendo interrogadas. Alexander Bischof, de 64 años y que lo conoció a través de un amigo común poco después de que desapareciese Maddie, ha relatado que la Policía registró su vivienda en 2018. «Yo estaba en Mallorca con mi novia y supe a distancia que estaban haciendo un registro. Creí que era algo relacionado con el Ministerio de Hacienda y solo después me dijeron que tenía que ver con Christian. Yo sabía que había cometido robos en Portugal porque él me lo había contado, pero no sabía nada más». En un ordenador de Bischof, la Policía descubrió pruebas de que el Jaguar XJR6 propiedad del sospechoso sufrió modificaciones solamente un día después de la desaparición de Madeleine.

«Fuimos amigos durante más de una década. Como yo también tenía un Jaguar, hablábamos de los coches, incluso le invitamos a dormir en casa alguna vez», relata Bischof, que también recuerda que «viajaba mucho, igual se iba a Portugal, a Sylt, o a Múnich, y entre viaje y viaje nos visitaba y dormía en el ático por dos o tres semanas».

En una de estas ocasiones trajo con él a una jovencísima novia a la que había conocido en Portugal y con la que hablaba en inglés. Después de un tiempo se distanciaron, pero Bischof nunca llegó a sospechar lo que Christian B. hacía durante sus viajes. «Nunca hablamos de niños pequeños, nuestras conversaciones eran sobre coches, fútbol y Portugal, cosas de hombres».

Christian B. nació en Würzburg con un apellido diferente en 1976. Fue adoptado por la familia B. y su primera detención tuvo lugar en 1992, por un robo particularmente grave». En 1994 fue condenado por abusar de una niña de seis años en un patio de recreo.

Scotland Yard considera a Maddie «desaparecida»
La Policía del Reino Unido sigue de cerca la investigación abierta en Alemania. El caso de la pequeña Maddie dio un vuelco el miércoles pasado cuando las autoridades británicas revelaron que investigan a un hombre de 43 años, identificado como Christian B. El equipo de Scotland Yard (la Policía Metropolitana de Londres) que dirige la llamada Operación Grange, destinada a hallar pistas de la niña desde 2011, ha colaborado con las autoridades alemanas para dar con este sospechoso y ha identificado dos vehículos que pudo haber utilizado en el momento de la desaparición.

La Policía criminal alemana, Kripo, ha vuelto a rastrear una parcela en Neuwegersleben, cerca de Börde. Cubos abollados, plásticos y muebles podridos entre las ruinas de una vieja fábrica, junto a los restos de un Renault Clio abandonado sin matrícula. Todavía pueden verse los agujeros que dejaron en 2016 los agentes, en busca del cuerpo de la pequeña Inga, de cinco años, desaparecida en Wilhelmshof, a unos 90 kilómetros de distancia y cuyo cadáver nunca fue encontrado.

Según ha publicado el diario local «Braunschweiger Zeitung», fueron dos personas de su entorno criminal las que hicieron la denuncia que le llevaría a la cárcel. Habían irrumpido en su vivienda sin su permiso y allí miraron unas grabaciones en cámara de vídeo en las que se veía a una anciana que solo llevaba encima unas gafas de bucear con los cristales oscurecidos y que estaba siendo fuertemente golpeada y violada. Las imágenes eran de tal dureza que acudieron con ellas a la Policía y, tirando de este hilo, fue identificada la víctima, una estadounidense de 72 años a la que Christian B. había atacado en Portugal, crimen por el que sería después condenado.
A partir de esa condena, todas sus comunicaciones fueron concienzudamente rastreadas y, además de ubicar su situación a pocos metros del apartamento y a la misma hora en la que desapareció Madeleine, han aparecido mensajes que la Policía alemana considera directamente relacionadas con el secuestro y asesinato de la niña británica. Christian B., que actualmente cumple prisión en una cárcel del Kiel, manifestó por ejemplo en 2013 a un conocido su fantasía de secuestrar y abusar de un niño pequeño.

De acuerdo con documentos de la investigación en poder de la Fiscalía de Bruanschweig y a los que ha tenido acceso el semanario «Der Spiegel», el ahora convicto en una prisión de Kiel escribió a un conocido por un servicio de mensajería de chat que sentía el deseo de «cazar algo pequeño y utilizarlo durante días». En ese mismo chat, su interlocutor expresó ciertas reticencias a ese plan, alegando que eso sería demasiado peligroso, pero Christian B. replicó: «Bah, si luego se eliminan las pruebas…».

Si bien la fiscalía alemana de Braunschweig dijo este viernes que parte de la base de que la menor está muerta, Scotland Yard sigue investigando una desaparición al no tener «evidencia definitiva de si Madeleine está viva o muerta».


CHRISTIAN BRÜNKNER, PRINCIPAL SOSPECHOSO
La policía recoge testimonios de testigos de la juventud de este sospechoso, y concuerdan que tuvo una conflictiva relación de joven con sus padres.
Scotland Yard, la famosa policía inglesa, informó tener más de 400 datos informativos que han llegado a sus dependencias para confirmar datos de la época del secuestro.
El abogado de Brünkner, no opinó al ser consultado sobre la negación del sospechoso a cooperar con la información policía 

ABC - LUN


sábado, 6 de junio de 2020

MADELEINE McCANN: ALEMANIA INVESTIGA AL SOSPECHOSO DEL CASO MADDIE POR OTRO CRIMEN SIMILAR


LA POLICÍA PORTUGUESA INTERROGA A NUEVOS Y ANTIGUOS TESTIGOS EN EL ALGARVE
La Fiscalía alemana investiga también al sospechoso del asesinato de la niña Madeleine MacCann en Portugal, Christian Brueckner, por la desaparición de una pequeña de cinco años en la región de Sajonia-Anhalt en el 2015, según el semanario Der Spiegel . Estas pesquisas se suman a las comunicadas esta semana por las policías alemana, inglesa y portuguesa y que han supuesto un vuelco del caso ocurrido en el Algarve en mayo del 2007, aunque por ahora no hayan trascendido pruebas contundentes. En esa región portuguesa la Policía Judicial y la Fiscalía realizan estos días interrogatorios a testigos, algunos de los cuales ya habían declarado en el pasado, mientras que en otros casos se trata de diligencias nuevas, de acuerdo con el periódico lisboeta Público .

Los focos mediáticos inter­nacionales vuelven a apuntar al Algarve, una región que ha sufrido un leve impacto de la pandemia del coronavirus, con solo 15 de los 1.465 muertos portugueses. Sin embargo, sobre esta zona pende ahora la seria amenaza de los efectos económicos de la ­caída del turismo internacional.

La reapertura del caso confronta a Portugal con los traumas que generó el suceso más mediático que ha vivido

La reactivación del sumario MacCann supone en Portugal el resurgimiento de los traumas que dejó el caso, por no haberse resuelto y por toda la polémica generada tras la imputación, después levantada, de los padres. La implicación de éstos, quizás ocultando un accidente, fue la tesis del policía Gonçalo Amaral, después apartado de la investigación y que publicó un controvertido libro con sus teorías. Según el Jornal de Notícias de Oporto, en una entrevista del año pasado con una televisión australiana Amaral ya habló de un sospechoso alemán, un pedófilo en prisión, y se refirió a una camioneta, como la que ha mostrado ahora la policía, en la que, según él, no se encontró nada. Sostuvo que este sospechoso sería un “chivo expiatorio”, que ya fue descartado en el pasado.

El "Jornal de Notícias" aportaba también ayer el nombre del titular del teléfono móvil con el que habría mantenido Brueckner una conversación desde Praia da Luz, el lugar de la desaparición de Maddie, momentos antes de que se produjese. Se trata de Diogo Silva, uno de los apellidos más comunes en Portugal.

Entre los periodistas portugueses que siguieron el caso desde los comienzos surge estos días, al comentar las novedades, la tesis de que deben existir evidencias más sólidas de las que se han difundido para que, trece años después, cuerpos policiales de los tres países señalen a un sospechoso de la forma más contundente que se hizo hasta ahora.

Según las informaciones que han trascendido en los medios, el detonante de la implicación de Brueckner sería la confesión que le hizo a un amigo en el 2017 cuando, viendo en televisión el décimo aniversario de la desaparición de Maddie, él aseguró que lo sabía todo sobre el caso. Ahora el sospechoso está encarcelado en Alemania por una violación cometida en el Algarve.

Fuente: La Vanguardia

jueves, 4 de junio de 2020

SOBRE CASO MADELEINE MCCANN


PADRES RECONOCEN QUE LA PISTA DEL ALEMÁN ES "LA MÁS SIGNIFICATIVA"

Mucho se ha hablado de la desaparición de Madeleine McCann. Teorías conspirativas, millones de hipótesis y hasta ayer nada concreto, cuando se anunció el primer sospechoso concreto en el caso, un alemán de 43 años que actualmente permanece en la cárcel cumpliendo condena por otro caso y con historial de abuso sexual a menores.

Después de 13 años de la desaparición de la menor británica en Portugal, la investigación apunta a un nuevo sospechoso.

La información, que ayer copó todas las portadas de los medios digitales fue recibida con satisfacción por los padres de la pequeña, quienes a través de su portavoz valoraron el trabajo conjunto de las policías alemana, británica y portuguesa para mantener viva la investigación.

Clarence Mitchell, vocero de Kate y Gerry, aseguró a la BBC: "Están agradecidos y acogen con agrado este llamamiento. No han perdido la esperanza de encontrar a Madeleine con vida, a pesar del tiempo… nunca han perdido esa esperanza".

La razón de la satisfacción de los McCann responde a que después de años de especulaciones, por fin hay pistas concretas. "De todas las miles de pistas y potenciales sospechosos que han sido mencionados en el pasado o discutidos en los medios de comunicación, nunca ha habido algo tan claro como eso, no sólo de una, sino ahora de tres fuerzas policiales (…) Es la pista más significativa".

Fiscalía alemana y el caso Madeleine McCann: "Asumimos que la niña está muerta"   Publimetro